Evangelizar con Colores. Cambia el Mundo

Durante 4 días de esta semana trabajaremos con la imagen que aparece más arriba. 

Cada día trabajaremos un color. Si tenemos un cartel en la clase, pensaremos mientras escuchamos la canción del vídeo, “Pero a tu lado“, qué nos dice el color del día. Después, lo podemos escribir en un post it y ponerlo en el cartel, o bien algunos alumnos escribirlo o dibujar algo que les llegue, en el color correspondiente del cartel. Con esta dinámica trataremos de reflexionar sobre cómo determinadas acciones nos hacen ser misioneros y con nuestra vida, anunciar el Evangelio. Para terminar rezaremos cada día o bien un Padrenuestro o bien la Oración de Colegios Diocesanos.

 

Lunes día 15

Hoy trabajaremos el color blanco. El color blanco significa inocencia, transparencia, verdad, personas sin doblez. Son virtudes. ¿Tienes esas virtudes? ¿Cómo las puedes trabajar?

 

Martes día 16

Amarillo. El amarillo es el color de La Luz, La Luz es Jesús, ¿Sigues a Jesús? Jesús nos guía y nos ilumina el camino. Es como el Sol que nos da calor. ¿Tú intentas iluminar? ¿Dónde te sitúas? En la Luz, ¿cómo puedes ser Luz?

 

Miércoles día 17

El rojo es el color de la sangre que nos da la vida. El color del Amor, la Fuerza, la Libertad y la Vida. Todas son virtudes de un misionero. ¿Cómo puedes conseguir vivirlas?

 

Jueves 18

Azul, color del mar, la dignidad, el cielo. Inmensidad, profundidad. El azul sugiere estas y muchas más virtudes. ¿Cómo pasas por la vida? ¿Profundizas, te paras a contemplar? ¿Te mueve la calma o te mueven los impulsos? Para anunciar el Evangelio es necesaria la calma, la escucha y la profundidad. Sin duda lo puedes conseguir.

 

Viernes 19

Hoy, para terminar la semana, os presentamos un último vídeo que ha realizado Macu Ribes y que recoge, más concretamente la vivencia en imágenes. Podemos reflexionar y abrir los ojos a otra realidad para valorar lo que tenemos. Podemos, a la vez, despertar al Compartir, a “partir con”. Muchas veces no nos paramos a pensar en que, simplemente el lugar de nacimiento determina una realidad. Valoremos pues lo que se nos ha regalado. El verde es la esperanza, la esperanza de que entre todos podemos buscar un mundo mejor. Si somos misioneros lo lograremos.